Cómo convertirse en inversionista Cómo convertirse en inversionista
Convertirse en un inversionista no es difícil, pero comprender algunos puntos básicos al principio puede ahorrarle problemas más adelante. Aquí hay algunos pasos que... Cómo convertirse en inversionista

Convertirse en un inversionista no es difícil, pero comprender algunos puntos básicos al principio puede ahorrarle problemas más adelante. Aquí hay algunos pasos que puede usar para aumentar sus probabilidades de éxito.

Muchos piensan que no hay un verdadero obstáculo para convertirse en inversionista, simplemente se abre una cuenta de corretaje y se compra algunas acciones.

En realidad, se requiere un poco más de trabajo. Al invertir en una empresa que cotiza en bolsa, u otro vehículo de inversión común, necesariamente estará emprendiendo un esfuerzo más largo y más involucrado que los especuladores, que buscan ganancias de los movimientos de precios a corto plazo.

Para convertirse en inversionista, debe decidir y articular sus objetivos, identificar e investigar candidatos de inversión que se ajusten a esos objetivos, invertir mientras se compromete a un período de mantenimiento definido, y monitorear sus resultados de forma semanal y trimestral. Para comprender cómo funciona este proceso, analicemos cada paso con mayor detalle a continuación.


Estudios y títulos de inversionistas

Para convertirse en un inversionista profesional, banquero de inversión, agente de ventas o agente de ventas, es probable que necesite al menos una licenciatura en finanzas, economía o un campo relacionado. Sin embargo, podría ser aún más beneficioso completar un programa MBA.

Los títulos en finanzas, economía y administración de empresas ayudan a los inversionistas dado que ya están familiarizados con muchos de los términos comerciales y tendencias del mercado de acciones. A pesar de esto, no es necesario tener un título en negocios para convertirse en inversionista.

Las clases de estos programas sí podrían ayudarle a entender algunos conceptos como:

  • Gestión de inversiones
  • El comercio internacional
  • Economía política
  • Globalización y mercados emergentes
  • Capitalismo de riesgo

Decide y articula tus objetivos

El primer y más importante paso en el camino hacia convertirse en inversionista es poner en palabras la razón por la que desea mover su efectivo (sentado de forma segura en el banco) en un vehículo de mayor crecimiento donde pueda estar en riesgo.


En otras palabras, aumentará sus posibilidades de éxito si comprende primero por qué está invirtiendo, y reconoce que su capital tiene el potencial de disminuir, así como aumentar su valor, según la cantidad de riesgo que asuma.

¿Estás invirtiendo para la jubilación? ¿O tal vez la educación universitaria de su hijo?
Conocer, articular y anotar un único objetivo de inversión general le ayudará a aclarar los tipos de acciones, bonos, fondos cotizados en bolsa y otros instrumentos financieros que comprará a medida que construye un portafolio de inversión completo a lo largo del tiempo.

Identificar e investigar candidatos de inversión

Si busca la apreciación de sus fondos, entonces invertir en compañías en crecimiento, que mejoran los ingresos anuales más rápido que el mercado en general, es una forma lógica de poner dinero a trabajar.

Lo mismo puede decirse de las acciones, que se negocian con un descuento para el mercado en general, pero pueden aumentar una vez que los inversionistas más conservadores reconocen su potencial.

Si buscas ingresos, probablemente en algún momento consideres acciones en grandes empresas estables, “blue chips”, con dividendos que generen un rendimiento anual saludable para los accionistas, en cualquier lugar entre 1.5% -4%, más o menos.

Los bonos también siguen siendo una opción popular entre aquellos que desean una inversión que genere ingresos. Los dueños de bonos reciben pagos de intereses regulares, y al igual que las acciones, y pueden apreciar o depreciar su valor.

Los inversionistas principiantes pueden investigar inversiones de una manera bastante fácil a través de sitios como Yahoo! Finanzas y Google Finance.

Invertir y comprometerse a un período de retención definido

Una vez que haya seleccionado las primeras acciones en su cartera, haya elegido un intermediario y haya hecho clic en “comprar”, es hora de que su dinero comience a trabajar para usted. Si la duración de un período de retención es una de las principales características que separa al inversionista del especulador, ¿Cómo definimos esta longitud, a menudo denominada a largo plazo?

No hay una definición única y acordada, pero podemos mirar las normas de contabilidad que definen los instrumentos a corto plazo como los que duran un año o menos.

Piense en el largo plazo como al menos un año o más. Si se compromete a este período de retención, se lo obligará desde el principio a elegir compañías de calidad razonable para comprar. Para muchos inversionistas, un largo plazo puede significar cinco o incluso 10 años, y períodos de tenencia más largos no son infrecuentes entre aquellos que descubren compañías realmente grandes dónde invertir.

Controle sus resultados y evalúe semanalmente y trimestralmente

La cantidad de tiempo que pasa supervisando sus propiedades depende totalmente de usted. Durante las horas de operación, el movimiento de las inversiones está a solo un clic de distancia, y usted podría potencialmente perder una buena cantidad de tiempo cada día rastreando los movimientos de sus acciones.

Pocos recomendarían un control tan obsesivo, y por una buena razón. Al comienzo de su carrera como inversionista, es posible que sea ligeramente adictivo iniciar sesión en su cuenta de corretaje y ver cómo cambian los precios de las acciones y el valor ascendente o descendente de su cartera en tiempo real.

Esto puede llevar a acciones impulsivas de las que puede arrepentirse en el futuro.

Si bien esto puede parecer contradictorio, revisar lo que sucedió con sus inversiones una vez a la semana, con la cabeza despejada y, por ejemplo, una taza de café los sábados por la mañana, le ayuda a obtener una perspectiva adecuada de sus posiciones.

En un ambiente contemplativo, puede preguntarse cómo van sus elecciones en contra de sus objetivos.

Además, lea los informes trimestrales. Se exige que las empresas que cotizan en bolsa informen sus ganancias a los inversionistas cada tres meses. Familiarizarse con los informes trimestrales de las empresas que posee mejorará su toma de decisiones y le hará menos dependiente de las opiniones de analistas, expertos en inversión y amigos.

Francisco Serrano

Licenciado en Periodismo, redactor y publicista de distintos blogs.

No comments so far.

Be first to leave comment below.

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *