Hacer un doctorado – Ventajas y Desventajas Hacer un doctorado – Ventajas y Desventajas
Embarcarse en un doctorado es una gran decisión. No sólo va a consumir tres a cinco años de su vida, pero, en algunas instituciones,... Hacer un doctorado – Ventajas y Desventajas

Embarcarse en un doctorado es una gran decisión. No sólo va a consumir tres a cinco años de su vida, pero, en algunas instituciones, la tasa de fracaso supera el 40%. Durante ese tiempo, el “gran trabajo” (es decir, la tesis) se sitúa por encima del candidato como la espada de Damocles, incluso en momentos de supuesto descanso.

Para la mayoría de puestos de trabajo, un doctorado no es necesario.

Sueldos

Si los ingresos futuros son una consideración, un doctorado vale poco más que una maestría. Según Bernard Casey, que publicó un estudio sobre la contribución económica de los doctores, los doctores hombres ganan 26% más que los que podrían haber hecho un doctorado, pero no lo hicieron.

Sin embargo, los hombres con un grado de maestría ganan casi lo mismo, con un aumento del 23% de los que no hicieron ningún programa de post-grado.


Para las mujeres, la diferencia es aún más pequeña. Las variaciones también existen dentro de las disciplinas individuales. La conclusión es que los doctores en ciencias sociales, idiomas y artes no aumentan significativamente los ingresos dependiendo del sexo.

Tasa de Abandono

El entusiasmo llena el corazón de la mayoría de los futuros estudiantes de doctorado, pero este entusiasmo pronto se desvanece. La tasa de abandono de los doctores es alta. En los Estados Unidos, sólo el 57% de los estudiantes de doctorado obtuvo su doctorado 10 años después de su inscripción. En humanidades, la cifra se redujo a 49%. Contrariamente a la creencia popular, un doctorado no es intelectualmente difícil, pero si requiere disciplina y resistencia.

Un doctorado, especialmente en las humanidades, es un asunto solitario. Se podrá pasar el día solo delante de un ordenador. Los antídotos para las dolencias comunes conocidas como fatiga de doctorado son, en primer lugar, la elección de un tema que puede mantener el interés durante varios años.

A menudo los estudiantes se dan cuenta después de unos meses de que su tema no es tan apasionante como se creía inicialmente. Una consideración adicional, cuando se selecciona un tema, es si la elección reforzará la carrera académica. Algunos de los temas se encuentran en la periferia del campo y puede levantar las cejas de los revisores de artículos y en los lectores de resúmenes de congresos y en las entrevistas.


El segundo antídoto es la elección de buenos supervisores. Conocimientos a un lado, un buen supervisor debe estar dispuesto a dedicar tiempo a la tesis. Cuidado con el profesor esquivo, sin embargo estelar en su reputación. Vale la pena hablar con los estudiantes de doctorado actuales o pasados ​​de un supervisor antes de hacer su elección.

Por desgracia, abundan las historias de experiencias desastrosas de doctorado. Supervisores insolidarios o  intimidantes, la falta de apoyo institucional, cambios tardíos o radicales de tema, consejos pobres, exámenes injustos – la lista de los problemas potenciales es larga.

Con demasiada frecuencia, los estudiantes idealistas se precipitan en un programa de doctorado con escaso conocimiento de lo que implica y lo útil que será en el futuro. La tasa de deserción escolar se reduciría, y mucho sufrimiento se evitaría, si los futuros estudiantes tuvieran una visión más equilibrada de los desafíos, así como las alegrías, de los estudios de doctorado.

Qué Estudiar

  • jennifer

    25 septiembre, 2013 #1 Author

    no ps es muy interesante me gustaría saber más información

    Responder

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *